Cómo evitar injerencias políticas en tus datos personales

Según informa el diario “ABC”, para evitar ser rastreado en campaña electoral, el ciudadano puede oponerse a que los partidos políticos usen sus datos personales, así como a recibir propaganda.

Basta decir “no quiero que me sigan mandando propaganda, a través del mismo mecanismo que utilizó el partido en su primer mensaje y guardar la copia que lo justifique”, explica a la Agencia Efe, un abogado experto en privacidad.

Pero más allá de la propaganda electoral en cuentas digitales, lo que preocupa especialmente a los juristas de la nueva normativa en vigor desde diciembre, recurrida ante el Tribunal Constitucional (TC), es que los partidos puedan crear bases de datos con la información de los ciudadanos para elaborar perfiles ideológicos y personalizar los mensajes. Esto deriva, recordemos, de la Disposición Final Tercera la nueva Ley de Protección de Datos, que incluye un  nuevo artículo 58 bis en la Ley electoral General.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ya ha delimitado cómo deberán aplicar la ley los partidos, que no podrán hacer perfiles ideológicos, para garantizar la privacidad.

Asimismo, en esta información se proporcionan unas pautas para evitar que usen nuestros datos personales, los partidos políticos.

El primer paso, es solicitar el derecho de acceso a nuestros datos, y de supresión de los mismos. Existen formularios elaborados por juristas especializados en protección de datos y organizaciones de defensa de derechos digitales fácilmente accesibles en internet en los que se exponen los argumentos legales por los que el ciudadano puede solicitar estas garantías. Este solo tiene que rellenar el documento, firmarlo y enviarlo al partido o partidos.

En segundo lugar, es actuar frente a la propaganda postal, ya que no admite envíos “personalizados” en el sentido de propaganda basada en “perfiles ideológicos” o datos personales vinculados a opiniones políticas, pero sí generalistas. Para evitarla en el buzón de casa se solicitará al Instituto Nacional de Estadística (INE) que no proporcione nuestros datos del censo electoral a los partidos. También se podrá hacer la gestión directamente con los partidos. En ese caso se podrá elegir de quiénes desea recibir información y de quiénes no.

También, como tercer paso, el ciudadano puede inscribirse en la denominada «Lista Viernes», una iniciativa social inspirada en la «Lista Robinson» que ya existe para evitar la publicidad comercial, pero, en el nuevo caso dirigida a quienes no quieren que sus datos sean usados para propaganda electoral por vía digital. La idea es presionar a los partidos a que la consulten antes de enviar la propaganda electoral y excluyan a los ciudadanos que se hayan apuntado en ella.

Asimismo, podemos denunciar ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), en el caso de que los partidos políticos nos sigan mandando propaganda electoral tras habernos opuesto.

Por último, podemos ejercer nuestro derecho de oposición a que nos sigan mandando propaganda electoral una vez recibida. En el caso de la vía digital los partidos deberán incluir al final del mensaje con la propaganda un mecanismo gratuito y de fácil acceso tipo: si no quieres recibir más mensajes como este, haz clic aquí.