Ya hemos hablado en artículos anteriores sobre los peligros de publicar fotos no “controladas” en facebook, y también hemos analizado los peligros que tiene y precauciones que hay que adoptar antes de “colgar” fotos de menores en las redes sociales, pero nunca nos hemos preguntado sobre el futuro de los niños en facebook ¿qué sucederá cuando los niños de las fotos de los tablones de esos padres crezca y se hagan mayores de edad?

Parece que pueda resultar una pregunta sin importancia y pasar inadvertida en la mayoría de los casos, pero también puede resultar un quebradero de cabeza para aquellos en los que los hijos planteen problemas a la hora de las imágenes que hayan publicado los padres en el periodo de su minoría de edad.

Antes de analizar esta cuestión cabe destacar que a fecha de hoy no ha habido en España enfrentamientos judiciales entre padres e hijos por el tratamiento que aquellos han hecho de la información de los menores en internet, aunque también es cierto que la lógica nos indica que los nacidos mas tarde del año 2000 van a tener una gran repercusión en las redes sociales, y una de las cuestiones más importantes es la situación en la que se encuentras todas estas imágenes.

Los padres en la actualidad (como gran parte de la sociedad), no están concienciados  de los peligros y los riesgos de las redes sociales, y no dudan un momento en compartir con sus amigos y familiares la última función en la que sale tan guapo su hijo y el paseo tan bonito que han hecho con sus sobrinos por el parque.

Seguramente hayas identificados estas publicaciones con algún conocido, pues bien, como hemos estado hablando en artículos anteriores, estas publicaciones van formando el perfil digital de la persona, en este caso del menor.

En España, los padres (o tutores legales en su caso) de los niños son los designados como responsables del tratamiento de sus datos personales hasta los 14 años. Una vez cumplida pasado ese límite de edad, el adolescente asume la potestad sobre su información pasada, presente y futura.

Una vez que el adolescente, una vez cumplidos los 14 años, quiera retirar información publicada por sus padres y que atañe a su persona, tiene varias opciones.

La primera, y más lógica es pedir al progenitor que elimine ese contenido de internet.

En segundo lugar,  tiene la opción de recurrir a la red social correspondiente para solicitar la retirada de contenidos.

En caso de que estas redes no atiendan al requerimiento,  el afectado podrá dirigirse a la Agencia Española de Protección de Datos para solicitar una tutela de derechos sobre su derecho de cancelación.

En el último lugar, siempre y cuando las vías anteriores no hayan fructificado, podrá acudir a los tribunales.

Como siempre  recomendamos desde Equal Protección de Datos, se debe tener gran cautela en estos casos, sobre todo teniendo en cuenta que estamos hablando de datos de menores, y por tanto sensiblemente más delicados a la hora de cualquier problema con sus datos e imágenes.