Entradas

Grabar a otros conductores desde nuestro vehículo, ¿legal o ilegal?

Grabar a otros conductores desde nuestro vehículo, ¿legal o ilegal?

Cada vez más conductores disponen de cámaras situadas en el salpicadero de su vehículo. Estos dispositivos se pueden encontrar por un precio muy reducido en el mercado, y la posibilidad de poder grabar a otros conductores o cualquier infracción en carretera ha supuesto la proliferación de estos aparatos.

Los usuarios pueden grabar todo lo que ocurre ante ellos, y en un posible accidente, demostrar lo que ha sucedido. Pero en España no está claro que esto sea legal.

Las leyes que hay que consultar son las normativas de la Dirección General de Tráfico (DGT) y la Ley de Protección de datos para emplear estos dispositivos.

Según la DGT, no existe ningún problema en disponer de una cámara, siempre y cuando no nos dificulte la visión y no se maneje mientras estamos conduciendo nuestro vehículo.

Por su parte, sin embargo, la LOPD es mucho más estricta con estas cámaras, para saber si es legal o no instalar estas cámaras en nuestro vehículo, y si pueden ser válidas como prueba en caso de accidente, debemos tener en cuenta primero los distintos tipos de dispositivos de grabación que podemos encontrar.

Las cámaras de grabación continua son aquellas en las que el coche está estacionado, el conductor no se encuentra en su interior, y la cámara sigue grabando. En este caso, hablaremos de vídeo vigilancia. Este tipo de grabaciones únicamente las pueden realizar los cuerpos de seguridad del estado.

Cámaras “on board”: este tipo de cámaras sólo registra las imágenes cuando el vehículo está encendido. Será ilegal difundir imágenes grabadas con esta cámara cuando se viole el derecho de privacidad de la persona a la que se ha grabado.

Como en ocasiones puede ser difícil determinar cuándo se ha violado el derecho a la intimidad, se tienen en cuenta distintos factores para ello. El uso, la justificación y la proporcionalidad de las imágenes grabadas serán tres requisitos fundamentales para determinarlo.

Las imágenes grabadas con cámaras “on board” no podrán enviarse a terceras personas ni subirse a Internet en los casos en los que se vean la matrícula de otros vehículos u otras personas.

Si las imágenes grabadas con esta cámara sólo se emplean como prueba en un juicio, podrían llegar admitirse como tal.

Aunque no se considera ilegal realizar una grabación en la vía pública si no se va a emplear fuera del ámbito personal y solo se utiliza para el ámbito privado.

La Ley Orgánica de Protección de Datos estipula que si empleamos una cámara que registre imágenes de manera continua (vídeo vigilancia), y empleamos dicho material fuera del ámbito privado, tendrá que tener el consentimiento de todas aquellas personas que aparezcan en él.

Sin embargo, si sólo empleamos las cámaras cuando el vehículo está en movimiento, y no se suben a Internet o se envían a terceros, podrían tener utilidad como prueba ante un delito siempre y cuando justifiquemos su uso.

casilla premarcada de whatsapp

La casilla premarcada de whatsapp para ceder datos a facebook es legal

Como consecuencia en el año 2014 de la compra de Whatsapp por parte de Facebook, Whatsapp modificó sus términos y condiciones en agosto de 2016 para realizar la unión con Facebook.

Esta modificación de las condiciones era necesaria desde el punto de vista de la normativa de protección de datos si Facebook Inc., que es una empresa distinta de Whatsapp Inc. quería acceder a la información personal de los usuarios de Whatsapp.

El usuario que en su momento se descargó Whatsapp y otorgó su consentimiento a Whatsapp Inc. para el tratamiento de sus datos puede no desear que también Facebook Inc. tenga esa información.

De todas las fórmulas que Whatsapp pudo elegir para obtener el consentimiento de sus usuarios, optó por el “clásico” de colocar una casilla junto a un texto legal donde el usuario consintiera a este nuevo tratamiento de sus datos personales marcando o no esa casilla.

El artículo 15 del Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal (RDLOPD) indica, respecto a la solicitud del consentimiento en el marco de una relación contractual para fines no relacionados directamente con la misma, que se entenderá que el consentimiento es válido cuando se permita al afectado la marcación de una casilla claramente visible y que no se encuentre ya marcada en el documento que se le entregue para la celebración del contrato o se establezca un procedimiento equivalente que le permita manifestar su negativa al tratamiento.

Samuel Parra, del blog “Derecho y Tecnología”, denunció este hecho a la AEPD, pero la Agencia ha resuelto indicando que el procedimiento utilizado por Whatsapp no vulnera la normativa de protección de datos.

La casilla es legal

La Agencia entiende que esa casilla premarcada no vulnera el artículo 15 del RDLOPD antes reproducido al considerar que ese artículo en concreto no es de aplicación porque está pensado para “el proceso de formación de un contrato” y en este caso “el contrato” ya estaba formalizado porque los usuarios que recibían ese mensaje ya tenían la aplicación instalada previamente (por tanto ya habían formalizado el contrato con anterioridad), de suerte que el artículo correcto a aplicar sería el 14 del RDLOPD que regula las formas de recabar el consentimiento y en ese artículo no se prohíbe que las casillas se puedan encontrar marcadas por defecto.

Si el usuario instalaba la aplicación de nuevas no recibe este mensaje sino que la aceptación de la cesión de datos a Facebook viene incluida en sus términos y se ofrece a los usuarios la posibilidad de configurar la opción de no compartir información con Facebook mediante una casilla no premarcada.

El consentimiento es definido por la propia LOPD como “toda manifestación de voluntad, libre, inequívoca, específica e informada, mediante la que el interesado consienta el tratamiento de datos personales que le conciernen”.

El autor disiente de la AEPD, en que la casilla premarcada se encontraba en una “zona de paso opcional” por el usuario, en que el usuario perfectamente podía ni llegar a ver la casilla premarcada porque para verla era necesario desplegar expresamente una parte del aviso oculto por defecto. En estas condiciones no podemos afirmar que el usuario consienta de forma inequívoca porque la casilla a desmarcar está oculta de primeras y requiere que el usuario la encuentre y la desmarque. No obstante, en este caso, han ganado las empresas, frente al usuario.

La AEPD presenta guías sobre conductas delictivas en internet

La Agencia Española de Protección de Datos ha presentado dos nuevas guías educativas sobre las conductas delictivas en internet.

La Agencia igualmente viene a ofrecer un servicio específico para favorecer la comunicación con los más de 8 millones de alumnos escolarizados, padres y profesores, y proceder a realizar un asesoramiento en materia de privacidad y protección de datos.

De estas dos guías, ‘Sé legal en internet’ está dirigida a jóvenes, y ‘Enséñales a ser legales en internet’,  se encuentra enfocada para padres y profesores.

El objetivo último de estas dos guías es evitar tanto que los menores puedan cometer un delito como que favorezcan la comisión del mismo sobre todo sin ser conscientes de ello. Sobre todo evitando que los menores se involucren  en situaciones de riesgo en el entorno online.

En estos documentos, se explica detalladamente con ejemplos prácticos como el uso inadecuado de la información personal puede provocar tanto una infracción de la normativa de protección de datos como llegar a ser constitutiva de un delito.

La guía, ‘Sé legal en internet’, incluye un total de ocho fichas didácticas tratando aspectos como la importancia de los datos personales que se comparten y quién pueden verlos, las consecuencias de perder el móvil o de olvidar cerrar la sesión en una red social o las implicaciones de reenviar un vídeo en el que aparecen otras personas, ya sean compañeros o profesores. Igualmente, hace reflexionar de cómo se sentirían si se compartieran sus datos más íntimos, en el entorno web.

Igualmente, en estas fichas se explican figuras tales como el ciberbullying, el ciberbaiting, el grooming y el sexting, ofreciendo consejos para evitar ser objeto de estas conductas, convertirse en partícipe de las mismas y destacar la importancia de que los menores no permitan que nadie les acose, no participen en el acoso a otras personas, ni consientan que se acose a terceros.

El segundo documento, ‘Enséñales a ser legales en internet’,  está dirigido a familiares, profesores y personas próximas al menor, facilitando orientaciones y pautas útiles en su labor de educación y formación.

Este nuevo material didáctico, se suma a las guías ‘No te enredes en internet’, y ‘Guíales en internet’ y se incorpora a la web ‘Tú decides’. La Agencia igualmente dispone de un canal de comunicación para familias, profesores y menores que permite contactar mediante correo electrónico (canaljoven@agpd.es), un teléfono específico de atención (901 233 144) y un sistema de WhatsApp (616 172 204) para informar y asesorar sobre cuestiones relacionadas con la privacidad.

 

¿Es lícito mirar el email de un trabajador?

[one_second]

¿Es lícito mirar el email de un trabajador?

Los límites de las funciones de los empresarios siempre son un tema candente. Existe una delgada línea entre las funciones que puede realizar dentro de las facultades que le otorga el artículo 20.3 del Estatuto del Trabajador.

La mayoría de la problemática en este asunto se rige por dicho artículo el cual dicta lo siguiente:

 “El empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad humana y teniendo en cuenta la capacidad real de los trabajadores disminuidos, en su caso”.

Afirmando la doctrina seguida por los tribunales españoles, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos publicó a principios de año una sentencia sobre el tema de la vigilancia del correo por parte del empresario.

Dicha sentencia desestima un recurso de un ingeniero rumano después de ser despedido en 2007. Su jefe sospechaba acerca de un uso privado de las herramientas de la compañía, descubriendo que utilizaba Yahoo Messenger tanto en el ámbito empresarial, como en el ámbito personal. La sala afirmó la competencia de comprobación del trabajador sobre las tareas de su trabajador  accediendo a su correo electrónico.

Hablando del territorio nacional, el Tribunal Supremo dictó una sentencia en octubre de 2007, estableciendo que una empresa podía fijar una vigilancia de las comunicaciones de sus empleados, siempre que informase a los trabajadores de este control de los medios para comprobar el uso correcto de los mismos.[/one_second]

[one_second]

En el año 2013 el Tribunal Constitucional amplió esta medida anulando la necesidad de aviso previo si el convenio colectivo así lo disponía. En ese caso el convenio colectivo tipificaba como falta leve «la utilización de los medios informáticos propiedad de la empresa (correo electrónico, intranet, internet, etc.) para fines distintos de los relacionados con el contenido de la prestación laboral, con la salvedad de lo dispuesto en el artículo 79.2».

Al final, en este asunto, resulta muy importante la necesidad de «definir de manera más clara» qué clase de información puede recolectar un empresario. Los antecedentes lo dejan más que claro en España: si el convenio colectivo lo especifica, se podrá hacer sin aviso previo y, en caso contrario, deberá existir una advertencia.

Igualmente siempre entra dentro de la lógica de la práctica empresarial avisar al trabajador de los límites de las facultades de control del empresario sobre sus comunicaciones. Igualmente siempre se recomienda separar los ámbitos personales y laborales en el entorno empresarial, sobre todo para evitar posibles sucesos en los que el empresario tenga que acceder a estas comunicaciones y descubra información que no debería haber encontrado.[/one_second]

email trabajador