Entradas

menores

Multa por aparecer con 11 menores en redes sociales

Hemos hablado en numerosas ocasiones de los problemas que puede suponer la publicación en redes sociales de fotos con menores. En este caso, vemos como las consecuencias derivan en una de las últimas posibilidades, la condena a una sanción de multa por aparecer con 11 menores en redes sociales.

Vemos en esta ocasión, como el Juzgado de Primera Instancia comunicó a la Agencia de Protección de Datos los citados hechos, junto con una copia del anuncio y del perfil de la red social.

Anuncio

Los hechos fueron comunicados por la AEPD, la cual comprobó que el individuo utilizaba dicha foto en su perfil de Facebook, en la que aparecía con 11 menores, sin autorización. Sin embargo, pero no obtuvo constancia del anuncio en la página de contactos, ya que tras realizar una búsqueda en el portal milanuncios no lo encontraron.

El  multado fue comunicado de la apertura del procedimiento sancionador, no recibiendo la Agencia respuesta alguna en el plazo de alegaciones. En ese momento, fue elevado a la dirección de la Agencia de Protección de Datos para que dictara una resolución al respecto.

El derecho a la protección de datos como siempre hemos dicho, requiere que la actuación que constituya un tratamiento de datos personales como es la mera captación de imágenes de las personas o su incorporación a un anuncio insertado en una web o una red social, debe tener autorización de la persona o representante. Por lo que debe analizarse en cada caso si este tratamiento se efectúa sobre información concerniente a personas físicas identificadas o identificables.

Así, en el presente supuesto, al considerarse que la fotografía de los menores afectados insertada en una web de anuncios y en Facebook permite la identificación de los mismos, debe concluirse la existencia de datos de carácter personal y la plena aplicabilidad de los principios y garantías expuestas en la normativa de protección de datos de carácter personal.

La sanción de 3.000 euros deberá hacerse mediante un ingreso en cuenta según los plazos que marca la Ley o en caso contrario se procederá a su recaudación en período ejecutivo.

Videocámaras en patios y comedores de menores

Videocámaras en patios y comedores de menores

Videocámaras en patios y comedores de menores. La grabación de imágenes es uno de los supuestos más reglados y más complejos en lo relativo a la protección de datos. Si unimos esto, a la grabación a menores, podemos encontrarnos ante una cuestión que ha de ser regulada muy estrictamente.

La Agencia Española de Protección de Datos publicó en diciembre de 2015 un informe examinando la colocación de videocámaras en los centros escolares en zonas comunes como patios y comedores, al igual de los requisitos que deben cumplir para ello.

Este análisis está destinado a definir si se encuentran legitimados para captar y tratar las imágenes de los menores, siempre teniendo en cuenta que el interés superior del menor debe primar sobre cualquier otro interés.

Este interés superior del menor va a implicar que estos centros docentes van a estar obligados a cuidar y proteger a los menores, previniendo la comisión de ilícitos. Por ello, la instalación de un sistema de videovigilancia podría contribuir al interés superior del menor proporcionando una mayor seguridad en los patios y comedores.

Por ello, el establecimiento de videocámaras en estas zonas sólo estaría legitimado si contara con unas salvaguardas especiales; permitiendo que los sistemas sólo puedan captar y reproducir las imágenes estrictamente necesarias para el cumplimiento de los fines propuestos.

Estas imágenes nunca serán de acceso general para el personal del centro. Sólo permitiendo su visionado inicial y acceso posterior a las imágenes grabadas al director del centro, o a la persona responsable que tenga a su cargo la gestión de los recursos humanos o a la persona específicamente designada.

La Agencia considera que las imágenes pueden conservarse diez días, tiempo suficiente para que el centro docente se pueda percatar de la existencia de un perjuicio para el menor. Transcurrido el plazo, sólo podrían conservarse las imágenes que revelaran algún tipo de hecho trascendente en relación con el interés del menor.

El centro debe, por supuesto, cumplir con las obligaciones derivadas de la normativa de protección de datos: permitir el ejercicio de los derechos de los interesados, inscribir los ficheros en el Registro General de Protección de Datos y cumplir las medidas de seguridad.

Por último, la Agencia recuerda que, en todo caso, debe preservarse la finalidad alegada para el uso de los datos, que no es otra que el interés superior del menor, sin que puedan utilizarse las imágenes recogidas para otros fines, como sería el uso del sistema de videovigilancia con fines de seguridad privada o para el control laboral exclusivo.

Secuestro Digital

Secuestro Digital, la nueva tendencia en internet

[one_second]

La última tendencia macabra que se está propagando por las redes sociales se conoce con el nombre de secuestro digital o juego de roles.

Ésta tendencia consiste en que determinadas personas, en su mayoría niños y adolescentes deciden robar una fotografía de un bebe de internet y compartirla o utilizarla como si se tratara de su propio bebe y en el caso de los niños, de su muñeco virtual.

Cuando se comparte una fotografía en alguna red social suele ir acompañado de un texto, frase o en el caso de Twitter de un Hashtag. Concretamente para éste caso los hashtag que se están utilizando son, #babyrp, #Kidrp, #openrp, @adoptionrp.

Pero el secuestro virtual no sólo consiste en robar fotografías de internet y apropiárselas, sino que llega hasta el punto en que son aprovechadas por algunas agencias de adopción. Éstas, utilizan las fotografías que hayan publicado los orgullosos padres y las roban para poder así incluirla en el “catálogo” que ponen a disposición de los futuros padres adoptivos, es decir, si encuentran en internet una fotografía de un bebe

[/one_second]

[one_second]

guapo, la utilizan como anzuelo para atraer la atención de las personas que se encuentran en éste proceso de búsqueda.

Existen otros  fines mucho más oscuros, como son los casos de pedofilia, pornografía infantil, utilizar fotografías como memes, editándolas o incluso utilizarlas con fines publicitarios.

Desde Equal abogados queremos dar unas cuantas recomendaciones para poder evitar situaciones tan desagradables como las descritas. Lo primero que debemos hacer es pensar si efectivamente queremos subir una fotografía de nuestros hijos. Cuidado porque son menores y somos responsables de ellos (pueden leer nuestros artículos sobre la protección de los menores en las redes sociales) y de las posibles consecuencias que puedan generar las publicaciones. Si al final decidimos que sí queremos publicar una fotografía, deberíamos hacerlo de forma privada o elegir con quien queremos compartirla. Publicar una fotografía de baja resolución para mostrar los menos detalles posibles y nunca, nunca dar detalles sobre la ubicación de la vivienda o el colegio al que acude el niño o bebe.

[/one_second]

¿Cómo proteger a los menores en las redes sociales?

¿Cómo proteger a los menores en las redes sociales?

[one_second]

Parece que ahora vivimos conectados a las redes sociales. Tanto mayores como menores, en la mayoría de los casos tienen una cuenta donde se publican  todo tipo de cosas, desde canciones que gustan hasta fotografías. Es aquí donde comienza el problema. ¿Qué pasa cuando los padres publican imágenes de sus hijos? ¿Qué pasa con los menores que, sin pensar en el futuro  y sin saber que trascendencia puede tener, publican fotografías?

Éste es el tema que nos ocupa hoy, ¿cómo proteger a los menores en las redes sociales?.

Entendemos por menores a todas aquellas personas menores de dieciocho años que se encuentren en territorio español y  al igual que todos, tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Como queda establecido en la Ley Orgánica 1/1996, son los padres o tutores y los poderes públicos los que deben respetar los derechos mencionados y deben protegerlos frente a posibles ataques de terceros. Se establece como regla general que para que pueda utilizarse la imagen de un menor, se necesita la autorización de los padres o tutores por ser los titulares de la patria potestad ya que se considera que el menos es un ser vulnerable que necesita protección ante cualquier ataque o injerencia que pueda perjudicar el desarrollo de su personalidad.

[/one_second]

[one_second]

Sin embargo, la Ley Orgánica 1/1982 establece que el consentimiento de los menores e incapaces debe presentarse por ellos mismos si sus condiciones de madurez lo permiten.Por lo que en caso de que se trate de un menor “maduro” los actos referidos al ejercicio de los derechos en cuestión quedan excluidos  del ámbito de representación de los padres o tutores. Por lo que para el resto de los casos, se necesita el consentimiento de los padres/tutores.

Para el caso concreto de los medios de comunicación, aunque exista el consentimiento del menor, maduro, o el de los progenitores se habilita al Ministerio Fiscal para intervenir ante posibles intromisiones realizadas a través de los medios de comunicación que puedan perjudicar al menor.

Desde aquí, después de éstas breves aclaraciones se recomienda que antes de que se publiquen fotografías de menores y otro tipo de informaciones, los padres o tutores deben tener en cuenta los derechos del menor y la trascendencia que en el futuro éstas actuaciones pueden causar al libre desarrollo de la personalidad del menor. Y muy importante señalar que es el menor el titular  en última instancia de los derechos al honor, intimidad y propia imagen, ya que aunque los padres le representen, el ordenamiento no legitima a los progenitores a realizar cualquier actuación que pueda repercutir en la intimidad del menor, y por lo tanto, lo que debe primar por encima de todo es el interés del menor.

[/one_second]

¿Puede un padre colgar fotos de sus hijos en internet ?

¿Puede un padre colgar fotos de sus hijos en internet ?

[one_second]

 ¿Necesita el consentimiento del otro progenitor?

     La sociedad ha creado una necesidad urgente de exponer todo lo que se hace en cada momento,  es común ver a diario las situaciones más íntimas de nuestros amigos y conocidos a través de las redes sociales.

    Partimos de la base de que colgar fotos en internet de otra persona sin su consentimiento es ilegal, según dice el artículo 7.5 de la Ley Orgánica 1/1982 de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar, y a la Propia Imagen, tendrán la consideración de intromisiones ilegitimas; la captación, reproducción o publicación por fotografía, filme o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos.

    Cuando hablamos de menores por supuesto las medidas de seguridad deben extremarse, la LOPD obliga a dar el consentimiento paterno cuando se trate de menores de 14 años por entender que estos carecen de la madurez suficiente para prestar el consentimiento al tratamiento de

[/one_second]

[one_second]

sus datos, en el caso de los mayores de 14 años solo será preceptivo el consentimiento del menor, salvo en aquellos casos en que no se acredite la madurez suficiente.

       En el caso de que los padres del menor se encuentren separados, si uno de ellos quiere colgar una foto, debe contar con el consentimiento del otro, ya que podría ser denunciado y obligado a retirar el contenido por un juez.

    Tanto la Agencia Española de Protección de Datos como la Ley Orgánica 1/1996 de 15 de Enero de “Protección Jurídica del Menor” son partidarias de la exhibición de fotografías del menor siempre y cuando se hagan de manera restrictiva, se refieren con esto a fotos de tipo familiar, fotos en el entorno, escolar, asociaciones, club deportivos, llegando incluso a publicarse en sus páginas web, previo consentimiento de los padres.

    Desde Equal Protección de Datos creemos en la enseñanza y  concienciación de los menores y sus padres, para que entiendan los peligros de colgar fotos y la exhibición de ciertos datos, logrando así una convivencia entre el uso de internet y las redes sociales y la protección de la privacidad de sus usuarios.

[/one_second]