Facebook y Whatsapp, continuamos. Desde que hace unos años, la popular aplicación de mensajería fuera comprada por Facebook, las noticias de la información compartida entre ambas empresas han copado los titulares de diferentes medios de comunicación.

En esta ocasión, vemos como la Comisión Europea ha acusado a Facebook de aportarle “informaciones inexactas o engañosas” en el marco de la investigación abierta desde 2014 en relación con su proyecto de compra de WhatsApp.

En este sentido, vemos como la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, afirmó que la CE considera “a título preliminar” que Facebook suministró datos “inexactos o engañosos”, y recordó que la red social tiene ahora la posibilidad de responder al “pliego de cargos” remitido por Bruselas.

En el caso, que se confirmaran las preocupaciones preliminares de la CE, Bruselas podría imponer a la empresa una multa de hasta el 1 % de su cifra de negocios, según un comunicado de la CE.

El Ejecutivo comunitario indicó que durante la investigación del proyecto de compra de WhatsApp por Facebook examinó entre otros elementos la posibilidad de que Facebook asocie las cuentas de sus usuarios a las de los usuarios de WhatsApp.

En su notificación de la operación en agosto de 2014 y en respuesta a su petición de información, Facebook indicó a la CE que no estaba en condiciones “de asociar de manera automática y fiable las cuentas de usuario de las dos empresas”.

Aunque la CE tuvo en cuenta esta información en su examen de la operación, no se basó de manera exclusiva en ella cuando la aprobó.

Nos encontramos que en agosto de 2016 WhatsApp anunció, al actualizar sus condiciones generales de uso y su política de confidencialidad, la posibilidad de asociar los números de teléfono de los usuarios de WhatsApp a los perfiles de identidades de Facebook.

Nos encontramos con que WhatsApp explicó que el objetivo era mejorar el servicio suministrado, al permitir por ejemplo a Facebook hacer mejores propuestas de amigos o incluir publicidad más pertinente sobre las cuentas de Facebook de los usuarios de WhatsApp.

“En esta etapa, la CE teme por tanto que Facebook haya suministrado, deliberadamente o por negligencia, informaciones inexactas o engañosas a la Comisión, violando las obligaciones que le conciernen”, según el reglamento de la UE sobre concentraciones.

En este caso, vemos como la CE estima a título preliminar que Facebook le ha suministrado datos inexactos o engañosos en la investigación sobre la compra de WhatsApp.

La CE subrayó la importancia de las notificaciones y las peticiones de información, al ser las principales fuentes de información para los exámenes que lleva a cabo esta institución y la importancia de poder confiar en la exactitud de esas informaciones.

El Ejecutivo comunitario indicó que la decisión de la CE de octubre de 2014 de autorizar la compra de WhatsApp por Facebook se basó en numerosos factores, no limitados a la posibilidad de asociar las cuentas del usuario y que la presente investigación no tendrá incidencia en esa decisión, “que sigue siendo válida”.