Filtración Wikileaks sobre ciberseguridad. Wikileaks es una de las grandes culpables de todo este aluvión de información “top secret” que en los últimos tiempos está saliendo a la luz. Desde las filtraciones de Snowden, que hicieron cancelar el acuerdo de puerto seguro con Estados Unidos, con cierta periodicidad nos han estado informando de datos muy sensibles sobre nuestra seguridad.

Esta filtración de información confidencial, comenzó este martes tras la publicación de miles de documentos que atribuye a la CIA. Estos archivos, en el caso de ser verdaderos,  serían un gran programa de ciberespionaje con el que los servicios de inteligencia de Estados Unidos son capaces de piratear teléfonos, ordenadores y televisores con Internet y convertirlos en micrófonos para espiar a sus usuarios.

Desde Wikileaks, se asegura que se trata de la mayor filtración de documentos de la historia de la CIA, “recientemente perdió el control de la mayoría de su arsenal de hacking, incluyendo software, virus maliciosos, troyanos, sistemas de control remoto y documentación asociada”. “El archivo parece haber estado circulando de forma no autorizada entre antiguos hackers y proveedores del Gobierno, uno de los cuales le ha proporcionado fragmentos a Wikileaks”, añade en un comunicado.

Parte de la filtración, identificada como “Año cero”, consiste en 8.761 documentos y archivos de una red de alta seguridad aislada y situada en el centro que la CIA tiene situado en Langley, Virginia. El llamado programa “Año Cero” incluiría toda una serie de armas informáticas para poder hackear teléfonos y dispositivos producidos por compañías estadounidenses, como los iPhone de Apple, el sistema Android de Google, el Windows de Microsoft o los televisores Samsung con conexión a Internet, que se convertían en micrófonos encubiertos a través de los cuales espiar a sus usuarios.

Desde la CIA han señalado que no harían comentarios sobre la autenticidad o contenido de dichos documentos, aunque distintos expertos consultados por medios estadounidenses les han dado credibilidad.

Estas supuestas técnicas, permiten a la CIA sortear el encriptado de plataformas de mensajería como Whatsapp, Telegram, Signal, Confide y Cloackman al entrar en ellos y obtener contenidos antes de que el encriptado se active.

Los documentos abarcan el periodo de 2013 a 2016 y, según Wikileaks, se han eliminado algunos elementos identificativos para llevar a cabo un análisis profundo. Entre estos elementos eliminados figurarían objetivos y maquinaria de ataque a lo largo de Estados Unidos, América Latina y Europa.

En cuanto a las consecuencias de esta filtración, habría primero que analizar que en la filtración de 2010, supuso una condena de 35 años para la exanalista militar Chelsea Manning (entonces Bradley), que robó y entró la información. Esta condena desencadenará una serie de investigaciones para averiguar la veracidad de esta información y sus consecuencias.

Lo que sí sabemos es que esta filtración nos hace ver aún más la importancia de la seguridad de la información, así como de los datos personales que compartimos en redes sociales y dispositivos electrónicos. Como siempre hemos recomendado desde Equal, es muy importante tener configurado correctamente la configuración de privacidad, pero más importante aún es el análisis de la información que queremos que sea compartida en las redes y dispositivos.

Filtración Wikileaks sobre ciberseguridad