Formación bonificada: una nueva forma de estafar

¿Existe fraude en la formación bonificada?

     En la red actualmente están surgiendo diversas informaciones sobre determinadas prácticas utilizadas por algunos “consultores de protección de datos”, que ofrecen servicios gratuitos para adecuar a las empresas a la LOPD y a la  LSSI. Pero, ¿en qué consiste esta práctica y porque aparte de estafa es perjudicial para su empresa?

El Real Decreto 395/2007 y la Orden Ministerial 2307/2007 configuran para la empresa un crédito para la formación de sus trabajadores mediante la aplicación de bonificaciones a la Seguridad Social. Dicha formación constituye acciones formativas de las empresas y permisos individuales de formación, cuyo objetivo es responder a las necesidades específicas de formación planteadas por las empresas y sus trabajadores.

Estas bonificaciones están destinadas únicamente a la formación individual y a los permisos individuales de formación de los trabajadores.

Por otra parte la Fundación Tripartita (fundación sin ánimo de lucro, integrada por organizaciones empresariales, sindicatos y la Administración General del Estado, impulsando la formación entre empresarios y trabajadores), ya ha denunciado esta situación y a través de varias Notas Informativas ha avisado del riesgo al que se enfrentan estas empresas ante posibles sanciones en forma de cuantiosas multas, así como de la obligación de tener que devolver todas las cantidades bonificadas.

Desde la Fundación Tripartita se aconseja a las empresas, por tanto, que se eviten este tipo de prácticas, llegando en un posible último caso a convertirse en un hecho constitutivo de fraude.

Además de las consecuencias legales de estas actuaciones cabe destacar una casuística de estas empresas. Habitualmente estos entes tienen la forma de consultorías o auditorias pequeñas que a través de vía electrónica o telefónica se ponen en contacto con la empresa para ofrecer sus “servicios”.

Además de esto se le dice a las empresas que sus servicios se completan con un “curso de formación” cada año a cargo de las bonificaciones.

Por otro lado, además del fraude por el uso de la formación bonificada fuera de contexto la Agencia Tributaria está empezando a abrir expedientes para ya que los servicios de asesoría, consultoría en materia de Protección de Datos incluye un IVA que en este tipo de cursos no se grava.

La mayoría de estas empresas ofrecen una adecuación basada en un Documento de Seguridad estándar incompleto y en muchos casos erróneo, en el cual se limitan a aplicar indistintamente a cualquier empresa que contrate sus servicios, en lugar de personalizar la adecuación a las características de cada empresa, no continuando con el necesario asesoramiento jurídico que una implantación a la LOPD completa exige.

Desde Equal Protección de Datos aconsejamos a las empresas ponerse en manos de auténticos profesionales y evitar este tipo de prácticas, ya que además del deficiente servicio ofrecido por dichas “asesorías”, que puede llegar a incurrir en alguna sanción de la Agencia por algún error o deficiencia en la adaptación a la LOPD, el empresario puede incurrir sin saberlo en fraude fiscal.