¿Te afecta la nueva política de privacidad de WhatsApp?

Noticias

 

 

Mucho se ha hablado en los últimos días y semanas sobre la nueva política de privacidad de la mensajería instantánea más utilizada en el mundo, whatsApp.

 

Tanto revuelo ha habido que incluso la aplicación de mensajería ha optado por aplazar la entrada en vigor de la nueva política, ampliando el plazo para su aceptación por parte del usuario desde el 8 de febrero, que era la fecha límite inicial, hasta el próximo 15 de mayo de 2021. Fuentes de la aplicación manifiestan que el retraso se debe tan solo a la ingente cantidad de “desinformación” que se ha producido, y que ha hecho aconsejable ampliar el plazo para que los usuarios tengan tiempo suficiente para poder revisar y aceptar los términos.

Pero, ¿realmente es para tanto el cambio que plantea WhatsApp en sus nuevos Términos?

Sin duda lo que más preocupación ha generado entre usuarios y expertos es la posibilidad de que los datos se compartieran entre WhatsApp y su empresa matriz, Facebook. Algo que, cierto es, desde Facebook se manifestó, allá por el año 2.014, cuando adquirió la aplicación de mensajería, que no ocurriría.

 

Bien, lo primero que hay que decir es que, a priori a los usuarios que residan en territorio europeo no debe afectarles este cambio, incluido, por cierto, el Reino Unido, pues el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) no permite dicho intercambio de datos. Desde Facebook se asegura que se cumplirá de manera escrupulosa con lo recogido en el RGPD.

 

También se insiste de manera especial desde las altas esferas de WhatsApp en que ni ella ni Facebook podrán tener acceso en ningún caso a los mensajes entre usuarios, que como sabemos están cifrados de extremo a extremo, descodificándose tan solo una vez que llega al receptor para que este lo pueda leer. Solo el emisor y el receptor pueden leerlo, y así se recoge en su Política de Privacidad.

 

Sin embargo, numerosos expertos difieren en su opinión al respecto, y entienden que el algoritmo que utiliza la conocida Red Social se utilizará para encontrar correlaciones y se podría aplicar a cualquier usuario, independientemente de donde resida.

 

Así, por ejemplo, el que fuera Economista jefe de Competencia de la Comisión Europea (CE) entre 2016 y 2019, Tommaso Valleti, insiste en que el cambio “afecta al intercambio de metadatos, es decir, el número de teléfono, datos de operaciones, información sobre cómo interactúa el usuario con los demás (incluidas empresas), el dispositivo que utiliza o la dirección IP, aunque no especifica a qué se refiere cuando indica que «es posible» que comparta otros datos disponibles en la sección «información que recopilamos», y que, por ello, no se adapta tampoco a la normativa europea, estando además completamente desprotegidos los usuarios que residan fuera del territorio comunitario.

 

Por supuesto se trata de un tema complejo y que es seguro no tendrá aquí su punto final, por lo que deberemos estar atentos a la evolución de este y otros asuntos relacionados con la privacidad de los usuarios en el ámbito digital.

 

E igualmente conviene prestar atención a un debate que cada vez gana más adeptos. La eterna discusión entre los que entienden que la privacidad y los derechos de los consumidores o usuarios deben estar por encima de todo y aquellos que abogan por una regulación más flexible y laxa que permita favorecer las relaciones comerciales y “mejorar la vida de la gente”, para lo que una restricción demasiado amplia en cuanto al uso y tratamiento de datos tampoco sería bueno.

 

Posiblemente, como siempre, la respuesta está y estará en un futuro en regular todo lo relativo a la privacidad, haciendo frente a los cada vez mayores retos que la era digital, acelerada además por la pandemia, nos requiere, pero llevando a cabo una adecuada ponderación de los intereses en juego en cada momento.

 

No es tarea fácil, sin duda, pero ese es el reto.

 

https://equalprotecciondedatos.com

 

 

Publicar un comentario