Entradas

Whatsapp sancionada por falta de transparencia

La Comisión de Protección de Datos (CPD) de Irlanda, ha sancionado a Whatsapp con una multa de 225 millones de Euros por falta de transparencia.

Una opacidad mostrada tanto a la hora de informar sobre el tratamiento que da a los datos personales de usuarios y no usuarios, como a la hora de especificar que datos se transfieren entre Whatsapp y otras redes sociales del grupo como Facebook e Instagram.

Esta multa es la segunda de mayor cuantía impuesta por el organismo regulador en aplicación del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) , solo habiendo sido superada por la multa impuesta a Amazon por el CNPD, autoridad de protección de datos de Luxemburgo, por valor de 746 millones de Euros.

Whatsapp no solo ha sido multado, si no que se le ha impuesto una orden de cara a que corrija su normativa y procesos adaptándolos al RGPD.

UN LARGO PROCESO

La sanción es resultado de una investigación iniciada por la autoridad irlandesa en 2018, de cara a averiguar si Whatsapp cumplía con el RGPD, habiendo propuesto en un primer momento una sanción de 30-50 millones de Euros.

Dicha propuesta, al afectar la vulneración del Reglamento a toda Europa, fue compartida con las distintas autoridades de control de diversos países europeos, mostrando estos su desacuerdo con la autoridad irlandesa.

La principal disputa versaba sobre la gravedad y alcance del no ajuste al Reglamento por parte de Whatsapp, así como sobre la cuantía de la sanción.

Al no existir acuerdo entre los distintos organismos reguladores se hubo de acudir al Comité Europeo de Protección de Datos, tomando este la decisión de elevar la sanción a 225 millones de Euros.

WHATSAPP SE DEFIENDE

Whatsapp, en un comunicado, ha indicado que la sanción se basa en el nivel de detalle de políticas vigentes hace tres años, habiendo sido su política de privacidad actualizada recientemente.

La compañía asegura que trabaja para garantizar la máxima transparencia en la información que facilita a sus usuarios, manifestando no estar de acuerdo con la sanción, al considerarla desproporcionada.

A lo largo de este año, tanto Facebook como Whatsapp han sido objeto de diversas polémicas en relación a la protección de datos, todo ello a causa del anuncio por parte de la aplicación de mensajería de cambios en su política de privacidad y condiciones de uso.

Desde Equal siempre recomendamos buscar un asesoramiento experto en materia de protección de datos, de cara a cumplir con el RGPD y así evitar posibles sanciones.

Los partidos podrán mandarte propaganda a whatsapp

Según informa el diario ABC, la Agencia Española de Protección de Datos asegura que va a estar «vigilante» en la aplicación de la nueva ley de protección de datos por parte de los grupos políticos, a quienes la norma no les permite hacer perfiles ideológicos.

La polémica está servida en el caso de una norma que ha salido adelante bajo un consenso atípico entre los grupos políticos. La norma permite la posibilidad de que los partidos políticos envíen propaganda electoral a través de dispositivos electrónicos, aunque el regulador ha insistido en que la ley no les permite elaborar perfiles ideológicos de los ciudadanos.

Según asegura Mar España, directora de la AEPD, la famosa Disposición Final Tercera que añade un nuevo artículo 58 bis en la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General  ha generado muchas dudas, y ha negado que el regulador haya recibido presiones por parte de grupos políticos para que validar el «spam» político.

Los partidos políticos no van a poder enviar publicidad personalizada de perfil ideológico, ha subrayado la directora de la Agencia, aunque ha manifestado que sí podrán enviar «información general» sobre programas y promesas electorales.

No se les permitirá a los partidos realizar perfiles con datos ideológicos, sexuales, religiosos o de otro tipo que los ciudadanos estén ofreciendo mediante su comportamiento en las redes sociales, ha dicho Mar España, directora de la AEPD.

No obstante, España ha recordado que las posibles bases de datos recopiladas por grupos parlamentarios deberán destruirse con arreglo a la ley.

Así, en virtud del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), la normativa obliga a las empresas a recopilar el consentimiento explícito de los datos personales del afectado, pero la LOPD establece que, a diferencia de lo exigido al resto de instituciones y colectivos, los partidos podrán estar exentos de hacerlo. Una medida que ha suscitado dudas entre los expertos juristas.

Nuevo timo que circula por whatsapp

Nuevo timo que circula por Whatsapp

Según informa “Onda Cero” en su web, la Policía Nacional advierte de un timo en forma de oferta que está circulando a través de las redes sociales, entre ellas Whatsapp.

El mensaje transmite una supuesta oferta que lanza Spotify en forma de campaña publicitaria, pero en realidad se trata de un “malware” cuya finalidad es el robo de datos.

El “timo” ha empezado a circular a través de la aplicación de Whatsapp, se trata, como decimos, de una supuesta oferta que habría lanzado la plataforma Spotify para atraer a clientes y lograr que se registraran como usuarios “Premium”, oferta que ha resultado ser una estafa.

Precauciones para evitar ser timados

La Policía Nacional advierte en sus redes del fraude que está circulando por la aplicación de mensajería instantánea.

Evitar el robo de datos, parte de nuestras medidas de seguridad, y las ofertas, que prácticamente regalan, los enlaces que presuntamente te brindan una súper oferta pueden ser una estafa o peor, pues este mensaje ha resultado ser un virus o “malware” cuya finalidad es el robo de datos.

El mensaje imita el código «https» con lo cual es muy fácil caer en la tentación, pues simula el protocolo de las páginas web seguras. Recuerda Spotify no está donando ni ofreciendo cuentas “Premium” gratis.

No se puede agregar a alguien a grupo de whatsapp sin consentimiento

No se puede agregar a alguien a grupo de whatsapp sin consentimiento

Según informa la página de noticias de “Cuatro”, un Ayuntamiento de un pueblo de Valladolid  ha sido sancionado por incluir a uno de los vecinos del pueblo en un multitudinario grupo de Whatsapp sin su consentimiento. Finalmente, y gracias a la rápida rectificación del concejal, la Agencia de Protección de Datos (AEPD) ha anulado la multa económica por el hecho.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha explicado mediante un comunicado que introducir números en un grupo de Whatsapp sin el consentimiento expreso de los propietarios no es legal ya que vulnera el derecho a la privacidad.

El caso comienza cuando un concejal de Boecillo, en Valladolid, incluyó a 255 de sus vecinos en un grupo deWhatsapp, y uno de ellos, denunció que le habían metido en dicho grupo sin su consentimiento.

La AEPD pidió información detalle al Ayuntamiento sobre el consentimiento de los miembros del grupo y sólo pudo justificar la aprobación de 37 personas. El concejal recogió números de teléfono personales, incluyendo el del denunciante, que apareció en la agenda municipal por una llamada previa.

La AEPD ha decidido aclarar mediante un comunicado la situación y dictaminar que  la acción del concejal no se podía realizar, ya que la comunicación de datos y circulares electrónicas debe hacerse siempre de forma individual, y solo en común cuando sea expresamente solicitado por cada uno de los integrantes.

Finalmente, no se impondrá multa al investigado ya que el organismo ha considerado que el concejal eliminó el grupo de forma inmediata cuando los integrantes comenzaron a reclamar su privacidad.

timos por whatsapp

Cada vez más frecuentes los timos por Whatsapp

Timos por Whatsapp

La plataforma de mensajería instantánea más importante del mundo ahora también es lugar de timos de diferentes tipos.

Hay muchas personas que tienden a reenviar todo lo que reciben, sin comprobar si lo que están compartiendo con sus contactos es cierto o no. De esta forma, los propios usuarios, sin quererlo, contribuyen a viralizar mensajes con contenido malicioso.

Los timos online relacionados con el alquiler de alojamientos vacacionales están aumentando, y para este verano de 2017, las amenazas tradicionales se añaden los mensajes de WhatsApp.

Estos timos online, suelen aparecer en forma de descuentos muy golosos. Con frecuencia contienen enlaces a páginas web que no se corresponden con la marca a la que están suplantando, lo que conoce como ‘phishing’.

Se recomienda evitar abrir los mensajes que resulten sospechosos pero si finalmente se decide acceder a la oferta, es recomendable hacerlo tecleando desde el navegador la marca de la empresa real para comprobar así su URL.


Si la dirección del enlace difiere con respecto a la de la web real o contiene guiones que no estaban presentes, puede tratarse de un fraude.


Es aconsejable desconfiar ante los propietarios de alojamientos como AirBnb y Homeaway que sugieran hacer pagos o transferencias bancarias fuera de la plataforma oficial que albergan estas páginas.

A la hora de realizar una transferencia bancaria por mecanismos como Western Union a uno de estos timadores, resulta casi imposible recuperar el dinero. Una vez transferido, los estafadores mueven el dinero a otra cuenta corriente y cierran rápidamente la que han usado, lo que hace que resulte casi imposible localizarles y recuperar el dinero.

Determinados programas que infectan los ordenadores de los usuarios son capaces de detectar las páginas en las que navegan los usuarios, entre ellas las búsquedas de alojamientos turísticos, y enviar automáticamente correos electrónicos en los que suplantan a las páginas vacacionales.

En estos correos electrónicos, los timadores suelen recurrir al truco de fingir un problema en un pago que se ha realizado. Es importante no atender a estos correos inesperados y no pagar nunca por adelantado, evitar opciones de pago como Western Union o MoneyGram, hablar con alguien antes de tomar otra decisión precipitadamente y desconfiar de las ofertas gratuitas.

Estafa de Netflix por Whatsapp

Estafa de Netflix por Whatsapp

Estafa de Netflix por Whatsapp

En esta ocasión vamos a hablar de un timo que se ha dado en los últimos días a través de una supuesta oferta enviada por Whatsapp para disfrutar de una cuenta en Netflix gratis durante un año. ¿Suena bien verdad? Pues no caigas en el engaño.

Desde la Policía Nacional se ha alertado este lunes ocho de mayo de una falsa promoción difundida a través WhatsApp. En dicha “promoción” se nos promete un año de suscripción gratuita a Netflix, la aplicación de películas y series online de pago con tarifa mensual. Sin embargo, el motivo de esta acción, en realidad es conseguir el número de teléfono de los usuarios para suscribirlos a servicios premium no solicitados que se cargan en su factura de teléfono.

Este falso mensaje afirma que “Netflix está regalando un año de suscripción gratuita” y viene acompañado de un enlace falso en el que aparece la palabra y el logo de Netflix. Pero al pinchar no le lleva al servicio del vídeo sino a otra web que suplanta la identidad corporativa de Netflix.

Los ciberdelincuentes le piden al destinatario que comparta con 10 o más amigos la supuesta “oferta” con el objeto de extender la falsa promoción aprovechando la confianza que supone que llegue el mensaje desde el número de un conocido.

Una vez realizado el envío, la página le pide al usuario que le remita el número de móvil para completar el proceso y asegurar la promoción con el objeto de usar el número para suscribir una serie de servicios de facturación adicional que le incrementarán la factura.

Desde la Policía Nacional nos informan de que además de esos cobros, las páginas suelen infectar con malware (virus maliciosos) el móvil

El modo de actuación frente a esta y a otras estafas similares es, además de no hacer clic en el enlace que acompaña al mensaje, borrar dicho mensaje de manera instantánea. Si ya has hecho click, hay que proceder inmediatamente a avisar a la operadora de telefonía móvil con la que tengamos el contrato para que nos den de baja en aquellos servicios premium (logos, melodías, encuestas, etcétera) que no hayan sido solicitados.

Esta nueva estafa se une a otra difundida la semana pasada. Aquella, informaba  al usuario que solo quedaban 530 nuevas cuentas en el WhatsApp y que pronto pasaría a ser de pago por lo que animaba a pinchar un enlace, que también redirigía hacia enlaces con servicios premium fraudulentos.

Adaptación LOPD para empresas y autónomos - Información GRATIS

 

Facebook y Whatsapp, continuamos

Facebook y Whatsapp, continuamos

Facebook y Whatsapp, continuamos. Desde que hace unos años, la popular aplicación de mensajería fuera comprada por Facebook, las noticias de la información compartida entre ambas empresas han copado los titulares de diferentes medios de comunicación.

En esta ocasión, vemos como la Comisión Europea ha acusado a Facebook de aportarle «informaciones inexactas o engañosas» en el marco de la investigación abierta desde 2014 en relación con su proyecto de compra de WhatsApp.

En este sentido, vemos como la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, afirmó que la CE considera «a título preliminar» que Facebook suministró datos «inexactos o engañosos», y recordó que la red social tiene ahora la posibilidad de responder al «pliego de cargos» remitido por Bruselas.

En el caso, que se confirmaran las preocupaciones preliminares de la CE, Bruselas podría imponer a la empresa una multa de hasta el 1 % de su cifra de negocios, según un comunicado de la CE.

El Ejecutivo comunitario indicó que durante la investigación del proyecto de compra de WhatsApp por Facebook examinó entre otros elementos la posibilidad de que Facebook asocie las cuentas de sus usuarios a las de los usuarios de WhatsApp.

En su notificación de la operación en agosto de 2014 y en respuesta a su petición de información, Facebook indicó a la CE que no estaba en condiciones «de asociar de manera automática y fiable las cuentas de usuario de las dos empresas».

Aunque la CE tuvo en cuenta esta información en su examen de la operación, no se basó de manera exclusiva en ella cuando la aprobó.

Nos encontramos que en agosto de 2016 WhatsApp anunció, al actualizar sus condiciones generales de uso y su política de confidencialidad, la posibilidad de asociar los números de teléfono de los usuarios de WhatsApp a los perfiles de identidades de Facebook.

Nos encontramos con que WhatsApp explicó que el objetivo era mejorar el servicio suministrado, al permitir por ejemplo a Facebook hacer mejores propuestas de amigos o incluir publicidad más pertinente sobre las cuentas de Facebook de los usuarios de WhatsApp.

«En esta etapa, la CE teme por tanto que Facebook haya suministrado, deliberadamente o por negligencia, informaciones inexactas o engañosas a la Comisión, violando las obligaciones que le conciernen», según el reglamento de la UE sobre concentraciones.

En este caso, vemos como la CE estima a título preliminar que Facebook le ha suministrado datos inexactos o engañosos en la investigación sobre la compra de WhatsApp.

La CE subrayó la importancia de las notificaciones y las peticiones de información, al ser las principales fuentes de información para los exámenes que lleva a cabo esta institución y la importancia de poder confiar en la exactitud de esas informaciones.

El Ejecutivo comunitario indicó que la decisión de la CE de octubre de 2014 de autorizar la compra de WhatsApp por Facebook se basó en numerosos factores, no limitados a la posibilidad de asociar las cuentas del usuario y que la presente investigación no tendrá incidencia en esa decisión, «que sigue siendo válida».

 

Whatsapp, comprometiéndose por la seguridad

Whatsapp, comprometiéndose por la seguridad

Whatsapp, comprometiéndose por la seguridad. Con el conflicto acerca de su nueva política de privacidad aún en el ambiente, esperando noticias desde Europa sobre su legalidad. Whatsapp ha lanzado la versión beta de su nueva actualización, con una serie de importantes novedades.

Aquello usuarios de WhatsApp en Android que tengan acceso a la beta de la famosa app han comprobado que, a partir de esta última versión, el servicio de mensajería ofrece una de las opciones de seguridad más solicitadas en todos los servicios online: verificación en dos pasos.

La verificación en dos pasos es el sistema de seguridad que todas las marcas están implantando en sus procedimientos de seguridad, y dentro de los procedimientos de seguridad más reconocidos se solicita, dejando el acceso a las aplicaciones a través de un proceso en dos pasos.

Esta medida es muy sencilla, pero que también incrementa mucho la seguridad de una cuenta de usuario. En WhatsApp, será necesario registrar un código de seis cifras y dar una dirección de correo, por si es necesario recuperarla. Esta clave será obligatoria para iniciar de sesión con un número de teléfono. Así, si alguien intenta acceder de forma fraudulenta, aunque sepan nuestro teléfono, no podrán entrar sin esa clave que solo nosotros podemos introducir.

De momento, solo Android tendrán acceso a esta opción quienes usen la beta de WhatsApp, pero esta debería llegar en apenas unos días a la versión final. Anteriormente, la app ha renovado su cámara para incluir pegatinas y está también probando una nueva pestaña de estado al estilo de Snapchat. WhatsApp está en el ojo del huracán últimamente por su relación con Facebook, que está siendo investigada en varios organismos de protección de datos europeos. España es uno de los países que está intentando cerciorar si la sincronización de usuarios entre ambas empresas es legal.

Whatsapp y Facebook vs Unión Europea

Whatsapp y Facebook vs Unión Europea

Whatsapp y Facebook vs Unión Europea. El conflicto por las nuevos términos de Whatsapp, que permiten compartir información personal con Facebook, sigue más activo que nunca.

En este marco, nos encontramos con que las Autoridades europeas de protección de datos han solicitado mediante carta al consejero delegado y cofundador de WhatsApp, Jan Koum, que la app de mensajería instantánea pare de compartir los datos de sus usuarios con Facebook.

Esta actualización a lo largo de agosto y septiembre de los términos de su servicio y la política de privacidad, introduciendo cambios sobre la forma en la que maneja la información personal de sus usuarios.

El documento enviado por las instituciones europeas cuestiona aspectos de la nueva política de privacidad, como la validez del consentimiento prestado por los usuarios, la eficacia de los mecanismos ofrecidos por la compañía para que estos puedan ejercer sus derechos y los efectos que puede tener sobre aquellos que no usen Facebook.

Las Autoridades europeas de Protección de Datos actuarán y tomarán decisiones en función de la respuesta que ofrezcan WhatsApp y Facebook.

Con ese fin, han solicitado toda la información disponible por ellas, como nombres, números de teléfono, direcciones de correo electrónico o direcciones postales. También quieren saber qué origen tienen los mismos y qué destinatarios reciben la información.

A nivel nacional, encontramos que la Agencia Española de Protección de Datos inició a principios de este mes una investigación de oficio para examinar las comunicaciones de datos personales realizadas entre WhatsApp y Facebook, así como los tratamientos que dicha comunicación genera.

Whatsapp contra las agencias europeas

Whatsapp contra las agencias europeas

Whatsapp contra las agencias europeas. Las redes sociales y las agencias europeas de protección de datos siempre tienen un tira y afloja en sus intenciones. Nos encontramos habitualmente con decisiones u opiniones de las agencias europeas o de la comisión con respecto al tráfico de datos de las redes sociales con los usuarios.

Desde Europa ya se ha comenzado a mirar con lupa las actuaciones de Facebook en relación a su actividad con WhatsApp, aplicación de mensajería de la que es propietaria, y que en las últimas semanas ha comenzado a importar datos e información personal.

Las principales agencias de protección de datos europeas, entre las que se encuentra la española, ya han iniciado las pertinentes investigaciones para analizar pormenorizadamente si la transferencia de información personal realizadas entre ambos servicios digitales vulneran la normativa vigente.

Tras las nuevas condiciones de uso de la aplicación WhatsApp, en las cuales se anuncia la transferencia de datos personales hacia Facebook, la Agencia Española de Protección de Datos ha confirmado que examinará los tratamientos que esta comunicación genera para dirimir si las actuaciones «respetan la legislación española de protección de datos».

La compra de Whatsapp, tenía un objetivo claro desde el principio: hacerse con los datos de los millones de usuarios, personas con nombres y apellidos, su lista de contactos, los números de teléfono de hasta aquellos usuarios quienes no están registrados en la plataforma. Y todo para potenciar su estrategia publicitaria y profundizar aún más en el conocimiento de sus perfiles.

Este cambio en los términos y condiciones, se supone que es un cambio destinado a mejorar el servicio.

Este cambio en los términos de uso, permite, la transferencia de información y datos personales a su empresa matriz. La compañía dio entonces un plazo de un mes para aceptar los términos de uso de la aplicación, pero tras el plazo, los usuarios que no aceptaran el formulario corren el riesgo de ver prohibida la entrada.

En la actualidad, hay grandes dudas, ya que se ha aprobado el reglamento europeo pero no se va a aplicar hasta el 25 de mayo de 2018.

Por ello, la aplicación WhatsApp, debió contar con el «consentimiento expreso» del propio usuario, pero lo que hizo la compañía fue considerar que si el usuario no había mostrado su discrepancia al respecto, automáticamente entendía que se aceptaban las cláusulas por defecto, es decir, de manera tácita.

Los gigantes de internet, a menudo, y por no decir siempre, acuden a una narrativa y un estilo jurídico ambiguo a la hora de presentar de las condiciones de uso de sus servicios, muchos de ellos, plataformas que forman parte de la vida diaria de muchas personas.

Que WhatsApp se haya convertido en la herramienta por defecto de media Europa no impide que Facebook, que es la legítima propietaria de WhatsApp, pueda tomar la decisión de anunciar un cambio en sus políticas, compartir los datos que la app genera con el resto de los productos de su cartera, siempre que lo haga proporcionando la información adecuadamente y ofreciendo alternativas configurables para quien prefiera optar a que esa compartición no tenga lugar.

Facebook, por su parte, ha salido al paso para defender que las comunicaciones digitales entre la red social y la aplicación móvil se ajustan a la normativa vigente.

Whatsapp y problemas legales

Whatsapp y problemas legales

Whatsapp y problemas legales. Ante las dudas legales que plantean las nuevas tecnologías, los tribunales han dictado numerosas sentencias que resuelven cuestiones relacionadas con el uso de la aplicación de mensajería instantánea.

Whatsapp se ha convertido con todo el derecho en la aplicación más usada mundialmente en los smartphones, su facilidad de uso unido a la gran cantidad de gente que la posee, la convierte en la herramienta indispensable de comunicación en estos últimos años.

Si bien hay que reconocer esta gran facilidad de uso a nivel doméstico y su grandísima agilidad de uso, hay que reconocer que a nivel profesional, hay que tener mucho cuidado con su uso, ya que puede presentar algunos problemas.

En el año 2013,  la autoridad catalana de Protección de Datos emitió un dictamen desaconsejando el uso en conversaciones entre abogado y cliente. En este campo tan específico, los letrados tienen un grado de responsabilidad específico respecto al tratamiento de los datos de sus clientes, que incluye la elección de los canales de comunicación más adecuados.

Una sentencia de la Sala Militar del Tribunal Supremo, ratificó una sanción disciplinaria impuesta a un brigada de la Guardia Civil por haberse fotografiado de uniforme junto al cadáver de un preso fugado al que habían estado persiguiendo y enviar la instantánea a un grupo de WhatsApp con el texto: «Ahí sta. Fiambre».

Esta foto se hizo viral siendo recogida por algunos medios de comunicación. En este caso, el brigada fundamentó su defensa en que él se la había enviado única y exclusivamente a sus compañeros para informarles de la muerte del preso fugado y tranquilizarles, pero el TS rechazó el argumento y confirmó su responsabilidad «como negligente punto de origen de la gran difusión que en definitiva alcanzó la imagen».

Encontramos igualmente en el TS un caso de otro guardia civil sancionado con una suspensión de funciones porque su superior, un sargento, entendió que el texto de su estado de WhatsApp, en el que se mofaba de una baja nota obtenida en el curso de la Escala de Oficiales de la Guardia Civil, se refería a él, sin mencionarle directamente. El texto decía así: «20 de 100?? 3,5 en psicología? Inútil…», y lo acompañaba de varios emoticonos sonrientes. El TS anuló la sanción por no haberse acreditado que el guardia civil estuviera hablando del sargento que se dio por aludido.

También encontramos sentencias sobre un del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Moncada, de diciembre de 2015, sobre un médico que tuvo que indemnizar con 2.000 euros a un compañero en concepto de daños morales por intromisión en su honor. La sentencia, le condenó por aludir a su colega de profesión con la expresión «No te fíes de F.S.O». Lo más curioso de este asunto fue que el magistrado, Joaquim Bosch, le obligó además a poner durante un mes como estado en su perfil de WhatsApp la siguiente frase: «Mediante sentencia de fecha 30-12-2015, G. M. P. fue condenado por intromisión ilegítima en el honor de F.S.O.».

Sentencias como estas son fáciles de encontrar en la actualidad, sin embargo a la hora de acudir ante los tribunales por algún hecho sucedido a través de WhatsApp es importante tener en cuenta que no resulta aconsejable aportar un mero pantallazo.

El problema reside en la sencilla alteración de la autenticidad de un mensaje de esta aplicación, resultando imprescindible respaldar la prueba. En estos casos, resulta vital poder garantizar la cadena de custodia y demostrar que lo que se aporta en el juzgado garantiza la integridad y autenticidad de la prueba. Esto se logra, normalmente, con una evidencia electrónica en forma de informe pericial, en la que el perito verifica de dónde viene, a quién se dirige el mensaje y su contenido. En realidad, no hay mucha diferencia respecto a lo que puede suceder con un correo electrónico que, cuando se presenta como prueba impreso en papel, puede ser impugnado ante la posibilidad de haber sido alterado.

¿Spam, ahora también por Whatsapp?

¿Spam, ahora también por Whatsapp?

¿Spam, ahora también por Whatsapp? El concepto spam es un habitual en internet y poco a poco ha ido copando incluso nuestro vocabulario de diario (cuanto menos es curioso su origen, a través de este Sketch de Monty Python). Sin embargo habrás oído hablar de este concepto ligado al correo electrónico, pero no sólo tiene que ver con este tipo de plataformas.

En virtud de la legislación española, relativa a la información y el comercio electrónico (Ley 34/2002, Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Correo Electrónico), la regulación del spam en términos legales afecta al ‘correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente’. En esta definición no sólo se ve incluido el servicio de WhatsApp, sino también las redes cualquier red social tipo Facebook, Twitter, Instagram o similares.
El spam podría definirse como el envío de cualquier tipo de contenido de manera masiva de manera que destinatario no haya solicitado o autorizado su envío, y cuyo que contenido haya sido enviado de forma automatizada o masiva. En esta descripción de spam, se entiende que el remitente del contenido sea generalmente desconocido para el destinatario.

Es por ello que, una parte importante de los mensajes que los usuarios de WhatsApp envían a través de las ‘listas de difusión’ del servicio, encajan en la definición de spam en términos legales.

En nuestro país la LSSICE, en su artículo 21.1 determina que “Queda prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas”. Igualmente, el punto 38.3 c) determina el envío de spam a través de las plataformas electrónicas como infracción grave, imponiendo el artículo 39 importes de entre 30.001 y 150.000 euros por multa como sanción a este tipo de infracciones.

Por lo que, si aplicamos las definiciones y los conceptos explicados en la LSSI, podemos ver que, el envío de publicidad de prácticamente cualquier carácter a través de las listas de difusión de WhatsApp podrían conllevar multas de hasta 150.000 euros.

Estos conceptos chocan con el límite legal del el consentimiento del usuario, ya que aunque se haya cedido el número de teléfono, en esta cesión ha de quedar clara el motivo de uso  de este dato, no pudiéndose hacer comunicaciones comerciales si no se ha expresado anteriormente en el documento de consentimiento.
Es por ello, que desde Equal siempre recomendamos tener en cuenta que el Whatsapp, Facebook y otras redes sociales siempre van a tener unas implicaciones legales, de las que muchas veces no somos conscientes, pudiendo provocarnos algún tipo de problemas si no actuamos con la diligencia necesaria.