DERECHO A LA DESCONEXIÓN, PARA LAS PYMES ES TODAVÍA UN RETO

Blog page

Según información del diario El País, el derecho a la desconexión digital ha sido finalmente consagrado en la nueva ley de protección de datos, ni un WhatsApp ni un correo de trabajo más, en vacaciones.

En un mundo hiperconectado, donde la frontera entre horario laboral y descanso es cada vez más débil, se insta a las empresas a reconocerlo en sus convenios colectivos o planes internos.

Telefónica ha sido la última gran compañía en dar el paso: en febrero lo incorporó a su legislación básica común para todos los países donde opera, y en julio firmó en España un acuerdo con los sindicatos.

Antes de Telefónica, empresas como Axa, Santander o Ikea ya habían reconocido este derecho motu proprio, con políticas anteriores a la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

Garantizar la libertad personal de cada trabajador a la hora de decidir si estar o no conectado es parte de esa apuesta por la conciliación y el descanso de calidad, que plantea el derecho a la desconexión.

Apague el móvil en la playa, su empresa lo tiene que asumir, también Adif recoge este derecho en su convenio, y empresas como Inditex o Endesa están plasmando políticas para que su ejercicio sea efectivo.

Pero la tarea no es sencilla. La ley es genérica y se suma a la confusión que ha generado la reciente introducción del registro horario, la mayoría de empresas cotizadas todavía no tiene un plan específico para implementarla y muchas pymes, que conforman el 99% del tejido empresarial español, ni siquiera cuentan con convenios colectivos.

También es complicado identificar en qué casos la empresa está legitimada a molestar al trabajador durante su descanso. Red Eléctrica de España (REE) menciona en su informe de gestión consolidado de 2018 que está “trabajando para poder cumplir con los requerimientos recogidos” en la ley, pero la empresa explica que, mientras no haya una legislación más clara, no avanzará en este sentido. “Somos una infraestructura crítica donde muchos de nuestros empleados ya cobran un plus para estar disponibles”, dice José Antonio Vernia, director corporativo de Transformación y Recursos de la compañía.

Según una encuesta de Adecco publicada en julio, el 39% de los trabajadores no logra desconectar durante las vacaciones, cifra que crece por tercer año consecutivo, el 60% de ellos consulta el correo electrónico y el mismo porcentaje atiende llamadas de trabajo, aunque esté descansando.

En España, la principal causa de baja laboral se debe a sobreesfuerzo físico o mental. Un informe publicado en enero por la Organización Internacional del Trabajo sobre el futuro del empleo instaba a gobiernos, empresas y sindicatos a encontrar nuevos medios para aplicar de forma eficaz a nivel nacional determinados límites máximos de las horas de trabajo, por ejemplo, estableciendo el derecho a la desconexión digital.