Entradas

Cómo evitar recibir publicidad no deseada

En el año 2.016 la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) inició 282 expedientes por spam y 414 por publicidad realizada mediante otros medios, encontrándose esta materia entre las cinco áreas en las que se declaran un mayor número de infracciones de la normativa de protección de datos.

Para evitar recibir llamadas publicitarias o publicidad a través de otros medios la AEPD recomienda varias opciones. En primer lugar inscribirse en la LISTA ROBINSON, el único fichero común de exclusión publicitaria que existe en España y que está gestionado de forma independiente por la Asociación Española de Economía Digital.

Este servicio es gratuito para el ciudadano, y permite seleccionar el medio o medios (teléfono, publicidad postal, etc.) a través de los que no se quiere recibir publicidad de las entidades que utilizan datos personales obtenidos de fuentes públicas o de bases de datos de terceros.

Estarían excluidos los casos en los que el propio ciudadano haya autorizado a una empresa a enviarle publicidad.

La inscripción de nuestros datos en la Lista Robinson puede ser una buena solución para evitar las llamadas telefónicas dirigidas a promocionar los productos o servicios de empresas a las que no hemos prestado nuestro consentimiento para que nos hagan publicidad o de las que no somos clientes. Sólo hay que registrar los números de teléfono en los que no se desea recibir ofertas comerciales.

Spam en distintos medios electrónicos

La publicidad que recibimos a través del correo electrónico o a través de medios electrónicos equivalentes (spam), como los mensajes SMS o de WhatsApp, es posible si existe una relación contractual previa, siempre que los datos de contacto se hayan obtenido de forma lícita y se trate de publicidad de productos o servicios similares a los que ya tenemos contratados.

Las empresas deberán ofrecernos la posibilidad de oponernos a recibir publicidad a través de un medio sencillo y gratuito, tanto en el momento de recogida de los datos como en cada una de las comunicaciones que nos dirijan.

Hay que tener en cuenta, que cuando participamos en un concurso o aprovechamos ofertas o descuentos nos solicitan el consentimiento para enviarnos publicidad. Si no deseamos recibirla, no hay que dar nuestro consentimiento y leer los términos del concurso, oferta o promoción, rechazando los que no queremos aceptar.

También hay que prestar atención cuando navegamos por internet, ya que es probable que al registrarnos en algunas páginas web nos soliciten el consentimiento para el envío de publicidad.

Aunque hayas dado tu consentimiento para que utilizaran tus datos con fines publicitarios, en caso de no querer seguir recibiendo publicidad, el ciudadano debe saber que puede retirar el consentimiento prestado en cualquier momento y a través de un medio sencillo, como puede ser la llamada a un teléfono gratuito o a los servicios de atención al público que el responsable del fichero o tratamiento hubiera establecido.

Igualmente si no se desea que una determinada empresa trate datos con fines publicitarios. Se puede ejercer el derecho de oposición ante el responsable para que los excluya de las campañas publicitarias que realice.

Cancelación de tus datos

También se puede ejercer el derecho de Cancelación, si no se desea que la entidad que envía publicidad tenga los datos personales. Si bien es preferible, en el caso de que seas cliente de la entidad que te envía publicidad que ejerzas el derecho de oposición o retires el consentimiento prestado para que no continúe tratando tus datos con fines publicitarios, ya que la finalidad última del derecho de cancelación es la supresión de los datos de los ficheros de la entidad.

Tienes derecho a no figurar en las guías telefónicas. Para ello, es necesario dirigirse a la operadora  que te presta el servicio telefónico y comunicarle que no deseas que tus datos personales sean publicados en las guías de abonados. Los datos serán retirados de la versión online de las guías telefónicas y de aquellas que se editen en papel o en algún otro soporte físico, en la siguiente edición.

Si prefieres figurar en guías telefónicas pero no recibir publicidad, se puede solicitar a tu operador que tus datos no sean utilizados con fines publicitarios.

Pese a todo, si después de ejercer tus derechos o poner en práctica las sugerencias indicadas en los puntos anteriores continúas recibiendo publicidad no deseada, cabe presentar una reclamación de tutela de derechos ante la Agencia Española de Protección de Datos o presentar una denuncia.

Joven de 12 años, gasta 100.00 euros en Youtube

Joven de 12 años, gasta 100.00 euros en Youtube

Joven de 12 años, gasta 100.00 euros en Youtube. La comunidad youtuber está en pleno crecimiento, los ídolos de los jóvenes ya no son futbolistas o presentadores de televisión, son gente más cercana a ellos, que graban contenido a través de la famosa plataforma de Google.

Uno de estos jóvenes, José Javier, de 12 años residente en Torrevieja, tenía el sueño de hacerse rico y famoso como youtuber. Sin embargo, cometió un error fatal, confundiendo lo que él creía que le iba a servir para cobrar por anuncios con sus vídeos, eran en realidad órdenes de inserción de publicidad en estos vídeos que le estaban costando dinero. Google le ha reclamado en torno a 100.000 euros por publicitarse a través de su aplicación Google Adwords.

Este caso, se ha vuelto viral en internet, y Google envió a primera hora de la tarde este comunicado: «Hemos analizado este caso y no hemos recibido dinero por parte de este usuario. Vamos a proceder a cancelar el saldo pendiente de AdWords. Muchos servicios online, incluyendo Google AdWords, tienen restricciones de uso por edad. Sabemos lo importante que es mantener el entorno de la familia seguro en Internet por eso los padres pueden encontrar información sobre cómo hacerlo en el Centro de Seguridad Familiar de Google».
La madre explica que: «Yo no sabía dónde se había metido mi hijo». Todo comenzó a mediados de agosto, cuando el chico contrató por error un servicio de la multinacional dedicada a dar publicidad y posicionar vídeos y webs de internautas en la red.

Este error, fue cometido tanto por él como por otro amigo, pensando que habían contratado otro producto y que iban a percibir dinero por la publicidad que generaran sus vídeos.
El contenido de los videos, salía de su banda de música de Torrevieja llamada Los Salerosos, colgando grabaciones de sus actuaciones en Youtube. «Pensaba que estaba ganando dinero y no al revés», relata su madre «y quería comprar instrumentos para la banda y cosas así, aunque a su amigo también le dijo que si se hacían ricos tendría una mansión».

La madre denuncia, que la compañía solo pidió a su hijo que facilitara una cuenta bancaria y su nombre para contratar el producto. Ya en septiembre comenzaron a llegar los cargos de Google, que fueron subiendo exponencialmente de unos 15 euros, al inicio, hasta alcanzar 19.700.
Esta cuenta, contaba 2.000 euros de saldo, quedando en números rojos. Una llamada del banco alertó a los padres, que la bloquearon de inmediato y devolvieron los recibos anteriores. Eso no impidió que la multinacional tratara de cargar de nuevo en ella otros 78.000 euros. La familia tiene tres hijos a su cargo, Quesada está en paro y su marido es vendedor ambulante.
Quesada ha asegurado desconocer cómo pudo su hijo generar esos costes en menos de un mes, máxime cuando había estado «castigado durante un tiempo sin ordenador». Fue un informático el que examinó el aparato y descubrió el servicio contratado por error por el chaval.

Este asunto saca a la luz una vez más el descontrol que hay a la hora de contratar servicios a través de Internet y deja muy claro de que la mayor mentira en la red es lo de que alguien se ha leído los términos y condiciones de uso de un servicio al darse de alta, justo por delante de la afirmación de que uno es mayor de edad cuando no lo es.
Usar Internet abre un mundo de posibilidades a cualquier adolescente, pero siempre es necesario que ese uso sea con una cierta supervisión adulta; los supuestos nativos digitales no existen.

Difusión de datos en proceso público

Difusión de datos en proceso público. Los procesos de selección pública contienen unos datos identificativos de cada persona que se presenta, unos datos básicos con fin de poder definir e identificar a los candidatos.
En estas listas públicas, la Agencia ha atendido a un candidato para que los sólo se publique su número de DNI pero no asociado a su nombre y apellidos.
Este dictamen, viene a especificar que este tipo de procedimientos selectivos están presididos por los principios de transparencia y publicidad como garantes del principio de igualdad. En esta línea, la Audiencia Nacional determinó que el principio de publicidad en relación con la protección de datos de carácter personal, debe prevalecer.
Por ello, la AEPD destaca que no cabría ejercitar este derecho de oposición, ya que los datos de carácter personal son necesarios para el cumplimiento del principio de publicidad y transparencia del proceso selectivo. En este caso, han de examinarse qué datos se están publicando y hasta qué punto son necesarios para el cumplimiento de dichos principios.
El principio de publicidad se encuentra reflejado en una ley, la cual prevé expresamente el tratamiento de datos de carácter personal, sin que pueda cesarse en el tratamiento para lograr el buen fin del proceso selectivo. Y se entiende implícitamente otorgado el consentimiento para el tratamiento de datos al aceptar las bases y efectuar la solicitud de participación.
En esta misma línea, hay que plantear si en estos casos cabe la sustitución, del nombre y apellidos por el DNI para concluir que, con carácter general, podrá sustituirse el nombre y apellidos por el DNI puesto que el mismo tiene suficiente valor, por sí solo, para acreditar la identidad de las personas. La Agencia considera que al incluirse dicho número sin indicación del nombre y apellidos de su titular se está dando adecuado cumplimiento al principio de proporcionalidad.

AdBlock: Iniciativa de anuncios aceptables

AdBlock: Iniciativa de anuncios aceptables

[one_second]

Para quien no conozca adblock y adblock plus debemos comenzar explicando que se trata de unas aplicaciones web que se encargan de bloquear la publicidad emergente de los principales navegadores, mejorando así la experiencia de navegación del usuario. Su funcionamiento se basa en la supresión de la mayoría de los anuncios que aparecen en las webs. O al menos eso hacía hasta ahora.

Desde aproximadamente el 28 de septiembre los usuarios de adblock (no confundir con adblock plus, ya que son diferentes empresas) han comenzado a notar como al iniciar su navegador se encuentran con una ventana con el logo de la compañía informándoles de unos cambios sustanciales en la política de uso de dicha aplicación. Posiblemente hayas pasado por encima esa ventana y no hayas leído su contenido, pero ¿qué significa este anuncio de adblock?

Si leemos por encima de esta página seguramente nos llame la atención la expresión “iniciativa anuncios aceptables”. Esta expresión procede de una campaña de la empresa de la competencia adblock plus que permitía los anuncios que se consideraban “no intrusivos”. Previamente a este cambio adblock mostraba anuncios que considerase oportunos y no invasivos. En este caso los criterios que seguía para no bloquearlos eran que fueran estáticos en las páginas web, ya que no interfirieren de manera significativa en la navegación del usuario.

Este cambio va un paso más allá, ya que en virtud de esta última actualización van a proceder a clasificar estos anuncios de manera que van a permitir que se muestren en el navegador del usuario. La determinación de si estos anuncios se van a mostrar o no va a ser tomada por un “consejo independiente”, el cual estará compuesto en teoría por representantes de medios online, anunciantes, expertos en Marketing y grupos de consumidores.

[/one_second]

[one_second]

Dicho grupo comenzará a seleccionar dicha publicidad “no intrusiva”

Un grupo independiente que tendrá toda la potestad para seleccionar la publicidad que consideren “aceptable”, y que empezará a tomar decisiones a partir de la primera mitad del año 2016.

Este cambio en la política de uso viene procedido por la compra de la aplicación por parte de una empresa que ha decidido adherirse a la política antes planteada por adblock plus.

Por lo que actualmente los dos bloqueadores de publicidad más importantes de todo internet van a seguir una misma política de uso, lo que va a llevar a los usuarios a tener una política uniforme en este sentido.

Igualmente el usuario, a través de la pestaña anteriormente mostrada va a poder desactivar esta funcionalidad y permanecer como anteriormente bloqueando la mayoría de anuncios, incluso aquellos que aprueben el comité independiente.

Esta campaña de liberación de la publicidad bloqueada está siendo promovida por las redes sociales (facebook y sobre todo youtube) que vieron como sus ingresos por publicidad disminuyeron drásticamente por el auge de estas aplicaciones.

Por ello, desde Equal Protección de Datos recomendamos analizar (en el caso de tener instaladas estas aplicaciones) si interesa bloquear todo la publicidad o bien dejar abierto esta posibilidad de que se muestren estos  “anuncios aceptables” para favorecer el crecimiento de las redes sociales y de muchas páginas y foros que tienen gran parte de sus ingresos derivados de la publicidad.

[/one_second]