Francia aprueba una ley que permite espiar a los internautas

Se podrá espiar a los internautas sin autorización judicial

     La Asamblea Nacional francesa aprobó el pasado martes día 5 de mayo de manera urgente esta polémica medida. Con ella los servicios secretos franceses podrán interceptar las comunicaciones tanto telefónicas como cibernéticas, y para ello deberán contar únicamente con la autorización del primer ministro pero no con la del juez como se venía haciendo hasta ahora.

El objetivo de la medida es prevenir el terrorismo, el crimen organizado y el espionaje industrial.

Mediante ella los espías serán alertados de manera automática de cualquier  comportamiento sospechoso.

La medida también incluye la implantación del sistema Imsi Catcher, mediante el cual se podrán registrar no solo los datos de ordenadores o teléfonos que puedan ser susceptibles de sospecha, sino también de aquellas personas que se encuentren en su radio de actuación.

 Se excluirá también la necesidad de autorización judicial para la entrada de domicilio o la colocación de sistemas de escucha en lugares privados con una mera autorización administrativa.

Las solicitudes de autorización procederán de los Ministerios de Defensa, Justicia, Economía e Interior, las cuales serán enviadas a la Comisión Nacional de Control de Técnicas de Información, donde se remitirá al Primer Ministro quien tendrá la última palabra. No obstante cuando el caso sea urgente los espías podrán actuar primero y solicitar esa autorización después.

La aprobación de esta ley no hay duda de que dará que hablar, ¿Qué pasará a partir de ahora con la privacidad de los franceses? ¿Podrá verse vulnerada por los efectos de la norma? ¿A quien deberán acudir si creen violada su intimidad? ¿Se extenderá esto al resto de Europa?

El Primer Ministro francés ya nos anunciaba algunas de estas respuestas. Será la Comisión Nacional quién atenderá las protestas de los ciudadanos en lugar de la justicia ordinaria, lo cual nos suscita otros temas como el de la indefensión que no vamos a entrar a valorar en este momento.

Habrá que esperar para ver los frutos, y poder valorar con contundencia sus pros y sus contras.

Desde Equal Protección de datos creemos que se debe buscar siempre la debida proporcionalidad entre el fin perseguido y el respeto del derecho a la intimidad de las personas.