Facebook en el sector bancario

Según informa el diario digital “El Español”, Facebook intentó utilizar a los bancos usando su plataforma Messenger como un mecanismo para extraer todo tipo de información sensible de sus usuarios a través de los chats.

La relación entre el sector bancario y Facebook  no parece clara, pero resulta que la plataforma de contacto se perfila como un rival a corto-medio plazo de los bancos y ya tiene licencia de pagos europea.

El diario estadounidense Wall Street Journal publicaba una historia en la que explicaba cómo los bancos no estuvieron en absoluto convencidos con el enfoque de Facebook sobre el manejo de datos de sus clientes y cómo muchos se distanciaron de la red social.

En el año 2016, Facebook empezó a intentar presentarse como un socio fiable para que los bancos creasen buzones digitales, utilizando su plataforma Messenger. A través de estos, y sin intervención humana, los usuarios podrían conectar incluso con su información bancaria más sensible.

El problema es que Facebook dejó claro, durante las negociaciones, que aprovecharía los datos de hábitos de consumo de los usuarios como parte de su negocio publicitario.

Dicho dato generó una gran desconfianza entre las entidades y la plataforma por cómo presionaban para lograr acceso a los datos de los clientes.

Facebook también trabaja con PayPal en más de 40 países para permitir que los usuarios consigan los recibos de sus compras a través de Messenger.

La red social tiene su propia licencia para dinero electrónico y servicios de pago en Irlanda y está evidentemente interesada en el mundo de los pagos, lo que se demuestra claramente con la contratación de David Marcus, ex-PayPal, como responsable de Facebook Messenger.

La entrada de Facebook entra en colisión directa con los planes de las entidades locales y el proyecto Bizum que desarrollan los bancos españoles más importantes.

Pero desde el escándalo e Cambridge Analytica, las entidades bancarias no pueden permitirse confiar en Facebook como socio. No es que la compañía sufriese una gran brecha de seguridad, si no que demostró tener pocos límites a la hora de hacer cualquier cosa por hacerse con datos de los usuarios que confían en la plataforma y utilizarlos para otros fines.