Publicar tu oposición a la privacidad de Facebook es inútil

Publicar tu oposición a la privacidad de Facebook es inútil. Cada cierto tiempo nos encontramos con cadenas de mensajes en los muros de Facebook del tipo “Con este mensaje comunico a Facebook, que me niego a aceptar su política de privacidad…” con el pretexto de negar las condiciones de servicio de esta red social.

Antes de entrar a analizar esta cuestión, hay que indicar que estos post son TOTALMENTE INÚTILES. Para decirlo de manera sencillas, las condiciones privadas del servicio de Facebook prevalecen sobre cualquier manifestación que quiera hacer el usuario.

Pongamos un ejemplo sencillo, imagínate que contratas un servicio de telefonía, llevas con la compañía un año y al segundo año decides que no quieren que conozcan tu número de teléfono. Desde luego parece un poco contradictorio que la propia compañía que te da línea telefónica desconozca ese dato, pues algo parecido pasa con Facebook.

Recordemos que unirse a esta red, requiere la aceptación de todas sus condiciones de uso,  es decir que estar en Facebook, es una acción voluntaria que hace cada usuario. Simplemente a nivel lógico no parece muy sensato eso de unirse a esta red social, para luego decir: ¡Eh, pero yo luego hago lo que quiero con mis datos! Sobre todo cuando el verdadero negocio de Facebook son esos datos de cada uno de sus usuarios.

A nivel legal hay que destacar que Facebook no tiene un campo libre a la hora de establecer sus condiciones de uso y privacidad, ya que estas no deben de ser contrarias a ley ni al orden público. Sin embargo como ya hemos mencionado, la aceptación de sus condiciones de uso no va a poder ser modificada (menos que cambiando la configuración de privacidad de tu cuenta) y mucho menos con un mensaje publicado en tu tablón.

Además de no tener validez, muchos de estos mensajes masivos, mencionan leyes, artículos y normas que desde luego no tienen ninguna validez en territorio español. Muchas veces se habla del “Código de Propiedad Intelectual” cosa que, al menos en el ordenamiento jurídico actual español, es inexistente. Otras se mencionan convenciones que muchas veces no son vigentes, aplicable, o directamente inventadas.

Entonces, ¿no podemos hacer nada para tener nuestros datos más controlados en Facebook? Sin duda si podemos hacer, de hecho, podemos hacer bastante más de lo que pensamos. Las modificaciones las podemos a través de la configuración de la privacidad de nuestra propia cuenta de Facebook.

Dentro de esta configuración podemos encontrar la posibilidad de modificar desde que gente puede verte en Facebook (todos, amigos de amigos o solo amigos), quien va a ver nuestras publicaciones (todos, amigos de amigos o solo amigos), y decidir acerca de si queremos que nuestros datos de Facebook aparezcan o no indexados en los buscadores (Google).

Cualquiera de estas configuraciones de privacidad, que serán analizadas en un próximo artículo, son desde luego, mucho más efectivas a la hora de limitar nuestros datos que un mensaje sin ninguna eficacia publicada en nuestro muro de Facebook.