Autenticidad de los mensajes de las redes sociales

Autenticidad de los mensajes de las redes sociales. Uno de los grandes problemas de las redes sociales y su inclusión en procesos judiciales es la verificación de su autenticidad.

Esta casuística es provocada por la fácil manipulación que tienen estos medios de prueba debido al avance de la tecnología y la posibilidad de personalizar y modificar casi cualquier programa existente.

Ya en mayo de 2012, el Tribunal Supremo, estableció que la prueba de una comunicación bidireccional mediante cualquiera de los múltiples sistemas de mensajería instantánea debe ser abordada con “todas las cautelas”, debido a que “la posibilidad de una manipulación forma parte de la realidad de las cosas”.

En este caso, el Tribunal determina válidos, los diálogos mantenidos en la red social Tuenti por una menor con un amigo, a quien contó los abusos sexuales por parte del novio de su madre.

Concretamente, se aportaron a la causa los pantallazos de la cuenta de Tuenti de la menor, condenando por ello a 5 años y un día de prisión al hombre por un delito de abusos sexuales.

Este caso llegó hasta el Tribunal Supremo, el cual rechazó el recurso de casación del condenado en el que ponía en duda la autenticidad del diálogo en Tuenti, alegando que podía estar manipulado.

Sin embargo, en esta sentencia, la víctima puso a disposición del juez su contraseña de Tuenti para que, llegado el caso, se comprobara su autenticidad mediante un informe pericial. Siendo evidencia electrónica que puede ser aportada como prueba en un juicio y los jueces deberán valorar caso por caso si son auténticas o han sido manipuladas.

Es por esto, que si bien es cierto que estas conversaciones por chats, puedan ser presentadas dentro de un proceso judicial como medio de prueba, su validez es limitada. Por ello, desde Equal, siempre recomendamos realizar las comunicaciones con clientes, o personal laboral (dentro de lo posible), desde un medio en el que sea posible presentar prueba.

El medio más habitual es el correo electrónico, ya que se puede guardar copia del correo, y presentarse de manera más o menos fiable ante un tribunal. Por lo que insistimos, sobre todo en el entorno empresarial, evitar el envío por defecto de mensajes de Whatsapp para todo tipo de cuestiones. Ya que además de los límites legales que pueda suponer, a la hora de la organización laboral, es mucho más eficiente poder ordenar estos mensajes a través de un gestor de correo electrónico,  y no confiando en estas aplicaciones móviles.