¿Puede un padre colgar fotos de sus hijos en internet ?

 ¿Necesita el consentimiento del otro progenitor?

     La sociedad ha creado una necesidad urgente de exponer todo lo que se hace en cada momento,  es común ver a diario las situaciones más íntimas de nuestros amigos y conocidos a través de las redes sociales.

    Partimos de la base de que colgar fotos en internet de otra persona sin su consentimiento es ilegal, según dice el artículo 7.5 de la Ley Orgánica 1/1982 de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar, y a la Propia Imagen, tendrán la consideración de intromisiones ilegitimas; la captación, reproducción o publicación por fotografía, filme o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos.

    Cuando hablamos de menores por supuesto las medidas de seguridad deben extremarse, la LOPD obliga a dar el consentimiento paterno cuando se trate de menores de 14 años por entender que estos carecen de la madurez suficiente para prestar el consentimiento al tratamiento de

sus datos, en el caso de los mayores de 14 años solo será preceptivo el consentimiento del menor, salvo en aquellos casos en que no se acredite la madurez suficiente.

       En el caso de que los padres del menor se encuentren separados, si uno de ellos quiere colgar una foto, debe contar con el consentimiento del otro, ya que podría ser denunciado y obligado a retirar el contenido por un juez.

    Tanto la Agencia Española de Protección de Datos como la Ley Orgánica 1/1996 de 15 de Enero de “Protección Jurídica del Menor” son partidarias de la exhibición de fotografías del menor siempre y cuando se hagan de manera restrictiva, se refieren con esto a fotos de tipo familiar, fotos en el entorno, escolar, asociaciones, club deportivos, llegando incluso a publicarse en sus páginas web, previo consentimiento de los padres.

    Desde Equal Protección de Datos creemos en la enseñanza y  concienciación de los menores y sus padres, para que entiendan los peligros de colgar fotos y la exhibición de ciertos datos, logrando así una convivencia entre el uso de internet y las redes sociales y la protección de la privacidad de sus usuarios.